Sugerencias

  • El tiempo es un factor muy importante en el aprendizaje de una segunda lengua. Su hijo necesita TIEMPO para internalizar y procesar el nuevo idioma. Hay que estimular y motivar a los niños exponiéndolos más al idioma a través de películas, música, cuentos, video juegos, etc. Recuerden que entre más contacto tengan con el idioma, más rápido lo producirán. Es importante recordar que cada niño es único y no todos aprenden de la misma forma ni al mismo ritmo.
  • Su hijo pasará por varias etapas que son naturales al aprender un segundo idioma. La primera etapa es la de pre-producción. En esta etapa, los niños están internalizando el nuevo idioma y todavía no están listos para hablarlo, están comenzando a entenderlo. El “período silencioso” es parte de esta etapa y hay que respetarlo. En este tiempo el niño no habla ni escribe el idioma pero lo está procesando. Con gestos, movimientos o señas nos da a entender que si está captando el mensaje. Este período es necesario hasta que los niños se sientan seguros para tomar riesgos produciendo el nuevo idioma. Este periodo puede durar de uno a seis meses dependiendo del niño.
  • Es muy importante elogiar todos los intentos que hagan los niños por comunicarse en el nuevo idioma. Hay que tener paciencia, sus hijos hablarán cuando estén listos. Disfrutar de aprender un nuevo idioma sin ningún tipo de presiones es fundamental en los niños.
  • Su participación es esencial para crear lectores y aprendices de por vida. Lea con su hijo en voz alta diariamente. Esta actividad es altamente recomendada ya que el niño adquiere mucho vocabulario y mejora su comprensión auditiva. Está demostrado que la actividad que logra mejorar la gramática y escritura notablemente es la lectura. Lea con su hijo de 15 a 30 minutos. Estimule todos los sentidos para que sea una experiencia significativa y especial en la cual hay risas, preguntas, predicciones, abrazos y besos. Su hijo siempre asociará la lectura con un ambiente de amor, seguridad y descubrimiento y el aprendizaje ocurrirá. Sea un modelo para su hijo y lea cada vez que pueda. Su hijo necesita estar rodeado de un ambiente rico en lenguaje que promueva la lectura. Permita que su hijo tenga acceso a cuentos, revistas, folletos y periódicos que estimulen su interés por aprender. Anímelo a que elija sus propios cuentos ya que así se sentirá más motivado a leer. Limite el uso del televisor, computador, video juegos. Esto permite crear tiempo para la lectura. Asegúrese de proporcionar cuentos para llenar este tiempo y lea con su hijo.